jueves, 19 de septiembre de 2013

12 - EL LOBO Y EL PERRO DORMIDO.

Dormía plácidamente un perro en el portal de una casa.
Un lobo se abalanzó sobre él, 
dispuesto a darse un banquete,
cuando en eso el perro le rogó que no lo sacrificara todavía.

- Mírame, ahora estoy en los huesos - le dijo -;
 espera un poco de tiempo, ya que mis amos
 pronto van a celebrar sus bodas y 
como yo también me daré mis buenos atracones,
me engordaré y de seguro seré un mucho mejor 
manjar a tu gusto.

Le creyó el lobo y se marchó. 
Al cabo de algún tiempo volvió.
Pero esta vez encontró al perro durmiendo 
en una pieza elevada de la casa.
Se detuvo al frente y le recordó al perro
lo que había convenido.
Entonces el perro repuso:

- ¡Ah lobo, si otro día de nuevo me ves dormir en el 
portal de la casa, no te preocupes por esperar la bodas!

SI UNA ACCIÓN TE LLEVA A CAER EN UN PELIGRO,
Y LUEGO TE LOGRAS SALVAR DE ÉL,
RECUERDA CUAL FUE ESA ACCIÓN
Y EVITA REPETIRLA PARA
NO VOLVER A SER SU VÍCTIMA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Small Pencil